lunes, 14 de diciembre de 2009

Mañana de churros

¿Acaso no es una buena noticia que a una persona que acaba de comprarse un paquete de deliciosos y calentitos churros en una mañana invernal, se le caigan al suelo y, justo cuando todo apuntaba a que estaban recogiendo la mierda del parque, alguien se percate de que han caído sobre el papel? ¿Magia? ¿Ángeles de la guarda? ¿Simple casualidad? En cualquier caso, una muy muy buena noticia.

Feliz cuasinavidad, my friends. Y recordad, la tostada no siempre cae por el lado de la mantequilla.

Dedicado al Gran Buda Dorado y su cara de alucinación y a la Señorita Tulp y su poder mágico para repartir felicidad...

... y a mí misma, una simple espectadora de la vida.